Elegir un nombre de domino es una decisión difícil para cualquier empresa, pero si se trata de una startup por internet es aún peor, ya que de esta elección depende mucho el éxito del negocio.

Los dominios .com son sumamente difíciles de encontrar, ya que la mayoría de las opciones ya se encuentran tomadas y encontrar un buen nombre que esté disponible puede ser una pesadilla. Por esta razón muchas empresas de este tipo deciden irse por otras opciones de dominio que están menos colapsadas y que cuentan con una buena reputación en cuanto al posicionamiento en las búsquedas.

Uno de estos dominios nuevos que está siendo muy utilizado es .io. Al igual que otros dominios como .co y .me, este dominio .io ha sido muy popular entre las startups en los últimos años y tiene una excelente reputación en la web.

El dominio .io se refiere al Territorio Británico del Océano Índico, en donde apenas hay unos 3500 habitantes. Pero en la actualidad un habitante de esta zona tiene hasta 30 dominios registrados ya que en todo el mundo hay empresas que lo están usando.

Sobre todo el dominio .io es usado por las empresas de tecnología, ya que hace referencia a I/O (Input/Output), siglas de mucha importancia en el desarrollo de software, de modo que hasta Google ha formado parte de esta particularidad creando una serie de eventos relacionas con la tecnología y este dominio en particular. Por esto es que el logo de los dominios .io tiene una asociación con el desarrollo tecnológico.

El precio de un dominio .io es bastante alto en comparación a otros como .com, pero con la popularidad que está teniendo en los últimos meses, es probable que valga cada centavo de la inversión, en especial si se trata de una empresa de esta gama tecnológica.

La idea suena ambiciosa. Y es que de por si los servidores web están valuados como uno de los elementos más costosos de toda la red. Superando con creces cualquier otro instrumento alegórico al funcionamiento de esta.

Debido a ello el hosting o alojamiento en la red es tan cotizado y tan bien retribuido ya que esa valoración depende de su tan necesaria existencia para que el propio internet pueda ser lo que es.

Siendo justo en este punto donde la valoración de los mismos termina hundiendo al menos de forma directa la idea para personas comunes de comprar y alquilar espacio.

No obstante la idea no suena descabellada cuando vemos que podemos jugar y ganar dinero invirtiendo en el desarrollo de los mismos. Es como ser dueños parciales de parte de un servidor y por supuesto alquilar el mismo.

Esta forma de negocio ha dado frutos y desde la moneda virtual conocida como Bitcoin hasta el alquiler puro y simple de espacios para sitios en la red. La inversión en el alojamiento es actualmente y aún promete seguir siendo por mucho tiempo, una de las mejores y seguras formas de invertir.

Cómo hacerlo

Al igual que todas las cosas es necesario para poder obtener rentabilidad, saber cómo y en donde hacer la inversión. Ya que pese a que la idea y el funcionamiento en donde se basa el alojamiento web es no solo básico sino permanente. Existen en el mercado empresas destinadas al fracaso por su operatividad.

En este sentido lo primero a la hora de contratar alojamiento web, es saber exactamente en qué clase de servicio se está invirtiendo. Que formato de páginas se ofrece y que tipos de clientes se tienen.

Esta información no solo es vital sino que a su vez determinará la continuidad de la empresa y por supuesto nuestro dinero en ella.