Cuanto cuesta cambiar la bomba de agua

La boba de agua juega un papel fundamental en tu coche, y por ello debes buscar mecanicos de coches especializados cuando la vas a cambiar. Existen varios motivos para  cambiar bomba de agua, siendo el principal de ellos el desgaste en el sello mecánico que tiene, porque así no podrá cumplir adecuadamente sus funciones.

Otro de los motivos que pueden llevar a cambiar la boba de agua es que se rompa la correa que la acciona. Esto está directamente relacionado con la correa de distribución, la cual debería cambiarse al mismo tiempo. Sin embargo, debes tener presente el precio del cambio y de esto hablaremos en este post.

¿Cuánto me cuesta?

Debes tener presente que la reparación de esta pieza suele depender mucho del recambio utilizado y de la mano de obra. Por lo tanto, la reparación puede estar entre los 400 y los 500 euros aproximadamente.

Sin embargo, si tienes experiencia cambiando piezas en tu coche, puedes hacerlo por tu cuenta y ahorrar mucho dinero. Esto porque el coste de la pieza será entre 60 y 150 euros, lo que es mucho más conveniente, en especial si compras los repuestos directamente en un desguace.

¿Qué tener en consideración?

Es importante tener en cuenta que cuando haces el proceso por tu cuenta debes tener ciertos aspectos presentes. Dentro de los principales están:

  • Vaciar completamente el circuito de refrigeración con el vehículo elevado y el motor completamente frío.
  • Desmotar la correa de accesorio o de distribución, dependiendo de la que accione la bomba.
  • Retirar cualquier tipo de manguera que esté conectada a la bomba.
  • Aflojar el tornillo de fijación y proceder a retirar la bomba de agua. Una vez retirada, debes secar la superficie de contacto por completo antes de poner la bomba nueva.

Cuando vayas a colocar la nueva bomba de refrigeración, es importante que te fijes en varios aspectos clave:

  • Compara la bomba nueva con la anterior, y el modelo debe ser el mismo.
  • Colocar la bomba en posición en el motor, dejándola bien fijada con los tornillos, y colocar nuevamente todas las mangueras.
  • Cuando todo esté colocado, entonces debes llenar el depósito del líquido de refrigeración, por último, tendrás que purgar el sistema para que no vaya a quedar aire en el mismo.

Una vez que sigas todos estos pasos, es necesario calentar el motor con el capó abierto, y rellenar de líquido refrigerante lo que sea necesario para que el sistema quede perfecto.