Acaba de llegar el verano, todo es festividad y vacaciones, todo es sol y playa menos para mí, me acaban de dar plaza en un centro de estudios de Madrid por lo que me tengo que mudar. Yo vivo en Castilla la Mancha por lo que los viajes a Madrid son de aproximadamente dos horas, así que me plantee irme a vivir a Madrid para evitar todas esas horas de carretera. La verdad es que un cambio de aires me va a venir muy bien, y como no está tan lejos, podré volver a casa siempre que quiera.

Lo primero es preparar la mudanza, no es que tenga muchas cosas, con la furgoneta de reparto de mi hermano podré hacer toda la mudanza, así que lo que voy a hacer es comprar en el hiper del embalaje todo lo necesario para poder guardar con cuidado todo lo que me voy a llevar a Madrid. Estoy bastante nerviosa por el cambio, y es que los cambios siempre dan miedo, sobre todo cuando de ellos depende el resto de tu vida, cambios que a priori van a ser n bien para ti, para tu futuro laboral y personal.

El futuro laboral dependerá mucho de cómo te adaptes a tu nuevo empleo, educar y enseñar a niños de seis años no es lo más fácil del mundo, pero sí que es gratificante y emocionante. El futuro personal es lo que más te preocupa, volver a hacer amistades es algo que me asusta un poco y es que aunque soy una persona muy sociable me cuesta un poco conocer gente nueva, no es que sea tímida, que no, lo soy, es que para conocer gente hay que salir y yo soy d pocas salidas, prefiero un vino en la tranquilidad del hogar a unas cañas en la calle, llamarme rara, pero es que soy muy reservada y me gusta mantener mi espacio.

Por suerte para mi voy a compartir piso con otra chica del pueblo que se vino a Madrid hace años y que yo conocí hace un tiempo ya, no es que seamos amigas pero eso con un poco de tiempo lo conseguiremos, así se me hará un poco más sencillo y podré socializar mas y con más gente ya que ella ya tiene amistades por aquí. Mis planes de futuro son estos y espero que me vaya muy bien es esta nueva etapa.

Seguramente nos hemos dado cuenta en más de una ocasión al visitar cualquier oficina que las trituradoras de papel están más de moda que nunca, la verdad es que estamos acostumbrados a coger un papel hacer una pelota con él y tirarlo a la papelera quizás el hecho de acostumbrarnos a máquinas que trituran el papel de una manera rápida nos llega a resultar un poco raro. Y es que en cualquier trabajo se debe buscar la forma en la que el trabajo sea menor, por ejemplo el trabajo más duro que podemos encontrar es sin duda el del campo, un trabajo que se hace de sol a sol y que después te duelen hasta las uñas de los pies si te descuidas, pues incluso en este ya tiene métodos en los que el esfuerzo sea menor, con la ayuda de máquinas hacen que el trabajo sea mucho menos pesado para el ser humano, y desde luego lo mismo le pasa a cualquier tipo de trabajo por lo que no iba a ser menos en una oficina.

Claro la percepción de los administrativos hacia el resto de la gente es muy diferente a la que es en realidad, piensan que por estar sentados todo el día frente a un ordenador no se acaban cansando, cualquier trabajo es cansado unos de una maneras otros de otra, unos de manera física y otros de manera intelectual, los dolores de espalda ambos los tienen igual y el tener atrofiadas muchas partes del cuerpo es algo muy común en personas que trabajan todo el día sentadas. Por eso es tan importante disponer de un buen material con el que trabajar un buen material con el que los dolores sean menos, por ejemplo con las trituradoras de papel como cada día son mucho más modernas las podemos encontrar automáticas y para ello no es necesario estar encima de ellas, tan solo con poner el papel en ella va haciendo solita el trabajo para que el empleado se dedique a otros menesteres seguro mucho más importantes.

No solo las nuevas tecnologías si no que el resto de cosas son cada días más modernos y lo que debemos hacer es habituarnos y andar con los tiempos y darnos cuenta que al final el futuro es lo moderno y que con ello deberemos vivir el resto de nuestra vida, por eso cuanto antes nos acostumbremos mejor.